El verdadero VALOR de un hospital

Valor

La historia se repite a lo largo del tiempo.

Vaya por delante que donde digo hospital podríamos decir servicio, unidad, clínica, empresa, etc…pero tal vez sea hospital el concepto que, debido a su tamaño y complejidad, mejor sirva para representar esta fórmula.

Acabamos de estrenar nuevo complejo hospitalario. Un edificio impresionante con salas completamente equipadas, pasillos amplios interminables y grandes ventanales con vistas.

El nuevo sistema de transporte interno mediante robots automáticos (tipo Roomba o Amazon) hace que a veces tengas la sensación de estar trabajando en un ambiente futurista.

Los gestores aún hacen números para intentar cuadrar las cuentas y poder adquirir aquellos monitores nuevos con telemetría de los que tanto presumen ciertas clínicas. Serían el complemento perfecto para los respiradores táctiles ultraportátiles con los que se han dotado las unidades de cuidados intensivos, reanimación y parte de los quirófanos.

Aunque la renovación del hospital ha sido completa, incluyendo la propia construcción del nuevo edificio, las partidas de inversión han tenido unas claras directrices, priorizando ciertas líneas de mejoras frente a otras.

Sin embargo, una vez más en el eterno camino hacia la mejora, los gestores parecen no haber sabido interpretar de manera adecuada la fórmula que le otorga el verdadero valor a cualquier entidad de trabajo (en nuestro caso, el hospital).

Señores……el verdadero valor de un hospital se mide por el valor de sus trabajadores.

Y para resumirlo basta con aplicar una sencilla fórmula:

Valor = ( Infraestructuras + Equipamiento ) x Personal

Como en toda fórmula cada variable importa, pero no de igual manera.

Es indudable que una buena infraestructura condiciona y mejora los servicios prestados. No es lo mismo atender a los pacientes en viejas salas o servicios obsoletos donde las camillas se acumulan por los pasillos por falta de espacio que hacerlo en unas mejores condiciones.

Lo mismo ocurre con el material y equipamiento. Obviamente un monitor por paciente es mejor que uno para cada 3. Con un tensiómetro digital ganaremos en velocidad, al igual que escribiendo las notas directamente sobre la tablet de registros electrónicos.

Pero, ¿qué ocurre con la variable Personal de nuestra fórmula?. ¿Por qué la inversión en ella es delegada a un último puesto o incluso muchas veces obviada?.

Desde los servicios de gestión parecen no comprender que invertir en infraestructura o equipamiento está muy bien, porque SUMA para la mejora del valor del producto, pero que invertir en personal es clave, ya que la mejoría es exponencial MULTIPLICANDO el valor final.

Ojo, cuando decimos invertir en personal no hablamos de aumentar su número, aunque a veces sea evidente que también es necesario. Invertir en tus trabajadores es algo mucho más amplio, más completo, más rico.

Invertir es formar. Invertir es incentivar. Invertir es conocer su opinión. Invertir es fomentar proyectos de mejora gestados desde dentro de los propios servicios. Invertir es brindar herramientas para crecer. Invertir es facilitar la asistencia a congresos, promover el desarrollo de estudios, acompañar proyectos locales y ayudar en su difusión y publicación.

Los grandes edificios repletos de tecnología punta no valen nada si no cuentan en su interior con un buen equipo de trabajadores bien formados y motivados.

2 Comentarios
  1. Raul 3 años

    Invertir es formar.

    Invertir es incentivar.

    Invertir es brindar herramientas para crecer.

    Simplemente fantástico!!

  2. ¿Sabemos lo que significa invertir,incentivar y/o crecimiento profesional ?

    ¿Realmente entendemos el Personal esa inversión en formación,incentivos o como herramienta para el crecimiento como PROFESIONAL?.

Contesta

Escríbenos

Enviando

©2019 Omérula, la red de Enfermería comprometida con la Investigación

o

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

o

Create Account